miércoles, octubre 27, 2010

Ocotlán














Será en la Basílica de Ocotlán,
lugar hermoso que me emociona desde que era una ñiña,
un camino de ocotes 
te lleva hacia ese altar hermoso con su retablo de oro.
El agua del pocito, fresca, deliciosa del milagro.

martes, octubre 26, 2010

Bautizo

Todo preparado par el bautizo de Yuuki Federico, el grupo de jazz, el mole, el arroz, el sushi, el saque, el pulque y el verde con verde, que alegría, qué emoción y en la Basílica mas hermosa de mi pueblo en la de la Virgen de Ocotlán, me siento quiceñera nuevamente.

sábado, octubre 23, 2010

Alí Chumacero, el maestro de generaciones, nos mira desde el otro lado.

 
Hace años nos emborrachamos juntos, pasaban las horas y en la mesa del restaurante del Güero, allá en Tlaxcala en los portales, bebíamos wiski junto con Manuel Corchado, fue una gran noche de festejos, el con su sentido del humor maravilloso nos contagiaba de alegría. Murió y todos los poetas de México compartimos una sensción que va de la espina a la nube y se convirte en gota o ascua, en nostalgia.
Su obra es para deleitarse, para sentirse, es comparto un poema y algunos enlaces.
 
 
 
Responso del peregrino

I
Yo, pecador, a orillas de tus ojos
miro nacer la tempestad.

Sumiso dardo, voz en la espesura,
incrédulo desciendo al manantial de gracia;
en tu solar olvida el corazón
su falso testimonio, la serpiente de luz
y aciago fallecer, relámpago vencido
en la límpida zona de laúdes
que a mi maldad desplega tu ternura.
Elegida entre todas las mujeres,
al ángelus te anuncias pastora de esplendores
y la alondra de Heráclito se agosta
cuando a tu piel acerca su denuedo.

Oh, cítara del alma, armónica al pesar,
al luto hermana: aíslas en tu efigie
el vértigo camino de Damasco
y sobre el aire dejas la orla del perdón,
como si ungida de piedad sintieras
el aura de mi paso desolado.

María te designo, paloma que insinúa
páramos amorosos y esperanzas,
reina de erguidas arpas y de soberbios nardos;
te miro y el silencio atónito presiente
pudor y languidez, la corona de mirto
llevada a la ribera donde mis pies reposan,
donde te nombro y en la voz flameas
como viento imprevisto que incendiara
la melodía de tu nombre y fuese,
sílaba a sílaba, erigiendo en olas
el muro de mi salvación.
Hablo y en la palabra permaneces.
No turbo, si te invoco,
el tranquilo fluir de tu mirada;
bajo la insomne nave tomas el cuerpo emblema
del ser incomparable, la obediencia fugaz
al eco de tu infancia milagrosa,
cuando, juntas las manos sobre el pecho,
limpia de infamia y destrucción
de ti ascendía al mundo la imagen del laurel.

Petrificada estrella, temerosa
frente a la virgen tempestad.


II
Aunque a cuchillo caigan nuestros hijos
e impávida del rostro airado baje a ellos
la furia del escarnio; aunque la ira
en signo de expiación señale el fiel de la balanza
y encima de su voz suspenda
el filo de la espada incandescente,
prolonga de tu barro mi linaje
-contrita descendencia secuestrada
en la fúnebre Pathmos, isla mía-
mientras mi lengua en su aflicción te nombra
la primogénita del alma.

Ofensa y bienestar serán la compañía
de nuestro persistir sentados a la mesa,
plática y plática en los labios niños.
Mas un día el murmullo cederá
al arcángel que todo inmoviliza;
un hálito de sueño llenará las alcobas
y cerca del café la espumeante sábana
dirá con su oleaje: "Aquí reposa
en paz quien bien moría".

(Bajo la inerme noche, nada
dominará el turbio fragor
de las beatas, como acordes:
"Ruega por él, ruega por él...")

En ti mis ojos dejarán su mundo,
a tu llorar confiados:
llamas, ceniza, música y un mar embravecido
al fin recobrarán su aureola,
y con tu mano arrojarás la tierra, polvo eres triunfal sobre el despojo ciego,
júbilo ni penumbra, mudo frente al amor.

Óleo en los labios llevarás mi angustia
como a Edipo su báculo filial lo conducía
por la invencible noche;
hermosa cruzarás mi derrotado himno
y no podré invocarte, no podré
ni contemplar el duelo de tu rostro,
purísima y transida, arca, paloma, lápida y laurel.
Regresarás a casa, y si alguien te pregunta,
nada responderás: sólo tus ojos
reflejarán la tempestad.


III

Ruega por mí y mi impía estirpe, ruega
a la hora solemne de la hora
el día de estupor en Josafat,
cuando el juicio de Dios levante su dominio
sobre el gélido valle y lo ilumine
de soledad y mármoles aullantes.

Tiempo de recordar las noches y los días,
la distensión del alma: todo petrificado
en su orfandad, cordero fidelísimo
e inmóvil en su cima, transcurriendo
por un inerte imperio de sollozos,
lejos de vanidad de vanidades:

Acaso entonces alce la nostalgia
horror y olvidos, porque acaso
el reino de la dicha sólo sea
tocar, oír, oler, gustar y ver
el despeño de la esperanza.
Sola comprenderás mi fe desvanecida,
el pavor de mirar siempre el vacío
y gemirás amarga cuando sientas que eres
cristiana sepultura de mi desolación.

Fiesta de Pascua, en el desierto inmenso
añorarás la tempestad.


 
 
La siguente nota fue tomada del diario El Clarín:
 
Fue autor, editor y crítico. Se desempeñó durante medio siglo en el Fondo de Cultura Económica, sello clave de la literatura latinoamericana. Allí corrigió "Pedro Páramo", de Juan Rulfo, entre cientos de obras.
   El poeta, editor y crítico literario mexicano Alí Chumacero murió anoche a los 92 años, según confirmó oficialmente el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes de ese país.
   Hombres de letras en toda su dimensión, Chumacero escribió apenas tres libros, "Páramo de sueños" (1944), "Imágenes desterradas" (1948) y "Palabras en reposo" (1956), que fueron suficientes para convertirlo en uno de los poetas más importantes de México.
   "He escrito poco. No me arrepiento, es mejor dejar una línea perdurable que un grupo de libros que se tire al cesto de la basura", confesó en una ocasión. Había nacido el 9 de julio de 1918 en la localidad de Acaponeta, del estado de Nayarit, en el oeste de México.
   Durante más de medio siglo fue corrector y editor del Fondo de Cultura Económica (FCE), un sello clave de la literatura latinoamericana. Allí corrigió "Pedro Páramo" de Juan Rulfo, entre cientos de obras. Por sus manos pasaron textos de los principales autores mexicanos, como el Premio Nobel de Literatura de 1990 Octavio Paz o Carlos Fuentes.
   Como crítico literario escribió en suplementos y revistas como "Tierra Nueva", de la cual fue coeditor. El libro "Los momentos críticos" recoge esta faceta de su trayectoria literaria.
   En 2008, al cumplir 90 años, había sido homenajeado en el Palacio de Bellas Artes de la capital mexicana. "Nuestro oficio consiste en hacer creíble lo increíble, en hacer inverosímil lo creíble, y entre los escritores que ya empezamos a pintarnos las canas lo adecuado es contribuir con el ejemplo, y cuando sea oportuno con la enseñanza, para que aquellos que inician el camino de las letras venzan con pericia los escollos", dijo entonces.



jueves, octubre 14, 2010

Festejando al bebé

Nuestro pequeño es un bebé México-Japonés, mexiconipon, tlaxcaltecajaponés, japonés-mexicano. Festejar su llegada al mundo ha sido un ejercico de felicidad cotidiana, claro hay ojeras de por medio, desveladas, sueño, alegría, deseperación cuando llora, sonrisa enorme cuando sonríe. Y claro estas emociones que van y vienes se necesitan compartir, las queremos compartir, por eso pues se me ocurrió el gran festejo, como típica mexicana lo primero que pensé y extrerné fue al bautizo, no es que me la pase en misa, ni que e haya convertido en una mujer mocha de la noche a la mañana (de nada me sirvió declararme atea a los 13 años) simplemente es parte de mi cultura, la mexicana, así que de manera inconciente comencé los preparativos para el bautizo, mi pareja me siguió la corriente hasta que un día habló y me di cuanta de la fuerza de la costumbre y de las tradiciones culturales que uno trae allá bajo la conciencia, bien escondido pero existe.
Mi "marido" es un japonés descendiente de samuraís que se convirtieron en monjes budistas, lo lógico es que hubiera hecho un drama por lo del bautizo pues es budista, sin embargo consideró que como el bebé también es mexicano, pues estaba bien tener esa parte cultural para que más adelante pueda comprender la cosmogonía de su mundo, pero yo me quedé pensando en todas las cosas por las que me fui alejando de la religión, de las monjas cambiando los mapas por vírgenes en la escuela primaria (esto cuando iban a venir los inspectores de la SEP), o el berrinche que hice cuando se modificó la ley y le dió derechos a los curas, monjas y ministros de diferente religiones. No es un tema fácil, pues como dije antes a pesar de muchas posibles argumentaciones en contra de la iglesía católica, enrriquecimiento por ejemplo, me santigüé para entrar al quirófano, me santigüo cuando salgo de casa o cuando viajo en carretera y como dije antes al bautizo se me ocurrió y pues ahora estoy en la organización del evento, estoy feliz aunque un poco angustiada por la música, busco un grupo de jazz o algo así.

miércoles, octubre 06, 2010