jueves, julio 30, 2009

El parque de Gatineau y el lago Pink

Hace dos días, el martes por la mañana para ser exacta me invitaron a visitar el Parque de Gatineau, aunque ya había estado en una de sus partes, no había estado en la zona donde se encuentra el lago Pink y las casas de quien alguna vez fue primer ministro de Canadá y recuperó estas áreas verdes como propiedad federal para hacerlas reserva natural de su país.La primera parada y caminata de una hora y media fue precisamente alrededor del lago, un lago especial que camba de colores gracias a las algas que tiene dentro, a las sales y a una capa rosa que permiten que en el fondo en un segundo lago no exista una vida animal como la de la superficie, el lago tiene un equilibrio ecológico muy especial y por ello se busca mantenerlo con su virtud actual de colores verdes y azules. En el recorrido había ardillas, hojas secas y un camino muy bien puesto para andar entre veredas, algunos canadienses, deportistas ellos, andaban corre que corre por el lago, a otros se les veía en las ciclo pistas.Después fuimos a visitar las antiguas casas de un expresidente que fue expropiando todo el parque a particulares para convertirlo en un parque del que pudieran disfrutar todos los ciudadanos canadienses, incluso donó o heredó su casa y terrenos de la zona al pueblo canadiense en agradecimiento a que lo habían re-elegido varias veces como presidente, jua, ya parece, si parece que les estoy contando un cuento de hadas pero no, así fue de verdad, claro en México expropian a nombre del gobierno y luego (terrenos hermosos de clima inigualable, playas, etc.) se las quedan ellos como particulares y que pensar en el pueblo, está de risa. pero al parecer en esta parte de América, eso sí que ha sucedido.


Las casa claro de madera, todas estilo canadiense, unas más pequeñas y otras, se nota el derroche, más sofisticadas y una pequeña cascada a la que arribaron unos bellísimos adonis. De pronto las hormonas de todas las mujeres enloquecieron, y una foto tras otra de los jóvenes que parecían estarnos modelando y las feromonas viajaban de un lado a otro y las risas de mujeres que de pronto eran otra vez adolescentes y me acordé de cuando viajaba con mis amigas scouts y corríamos en un ferri perseguidas, según nosotras por un chico guapísimo que nos ponía nerviosas de sólo verlo.







Me acordé también de las hormonas exaltadas ante los equipos mundiales de futbol y de Platiní en México, en Tlaxcala, en el Misión con su cabello ensortijado, oh las feromonas andan sueltas.

2 comentarios:

finn1970 dijo...

muy linda experiencia,te queria preguntar si sabes si se puede remar o hacer kayak en este lago?
Gracias

Yuexiannu dijo...

No, no se puede hacer nada de eso, pues es uno de los lagos que tiene una fauna especial y un ecosistema propio que si se cambia, deja de tener los colores maravillosos que tiene.