lunes, octubre 16, 2006

Piso 16

En los pasillos de la universidad todo era tensión en el aire, los chinos hablaban y discutían, entraban y salían presurosos de oficina en oficina, como siempre uno como extranjero no se entera de nada, no te dicen nada y es común, pero esta ocasión las caras de preocupación eran enormes y largas, finalmente y cuando ellos quisieron me enteré, ella había llamado a sus padres, dijo que era mucho trabajo, que estaba tensa, que le exigían mucho, su madre al teléfono notó como la voz de su hija se desmoronaba, son de una buena familia clasemediera de Pekín, como es sabido, hija única, 18 años, así que preocupados por la llamada y la voz resquebrajada de su hija, tomaron su coche para venir a la universidad,eran las dos de la mañana. Ese sábado dio el inicio el otoño, toda la ciudad era gris, del gris imperante de esta gran urbe, de ese gris que deprime y te deja encerrado en casa todo el día, sus padres venían de prisa, la joven 18 años, estaba ofuscada, desesperada, tenía realmente una semana de clases y no aguantaba la presión y la exigencia de la escuela, como son nuevos, tenían sólo la materia de gramática con profesor chino, pero ella no podía, se exasperó, vio como su prima con la que compartía el piso se metía a bañar y saltó del piso 16 hacia el abismo. Sus padres llegaron tarde. Su prima de desmoronó en el acto, todo los profesores andan con la cara de la muerte entre sus rostros.

2 comentarios:

Pina dijo...

qué lamentable!

Simiesca dijo...

Se agolpan todas las expresiones posibles en mi mente, todas aquellas que pueden decirse ante una situación como esta.. y ninguna me parece que exprese suficiente..