miércoles, octubre 11, 2006

Religiosidad Chinesca




Buda frente al mar







Los templos son espectaculares
los hay budistas
católicos
dai
taoístas
lamas
hay mesquitas
en los templos parecen rondar los espírtus
el canto de las aves es tenue
las palomas parecen de paz
los cantos religiosos calman
el aroma del incienso
resbala entre entre nosotros
hay muchos templos
muchos dioses
en el aire rondan las luciérnagas.



Para entender la religión o las religiones chinas es necesario dejar a un lado la idea judeocristiana que tenemos los occidentales, se dice que los chinos son ateos, gran parte lo son aunque llevan en sus raíces las ideas de Confucio y Mencio, el budismo y el taoísmo, actualmente se promueve el ateísmo con la salvedad de no herir susceptibilidades en los creyentes e incluso está prohibido difundir ideas ateas en centros religiosos, hay entonces grandes asociaciones nacionales de diferentes religiones incluyendo la católica, la protestante, el islamismo e incluso la iglesia ortodoxa. Una de las grandes preguntas que nos hacemos los occidentales es ¿si la gran parte de los chinos es atea, cómo viven su religión, cómo su parte espiritual? Se dice al respecto que los chinos son bastante pragmáticos pues si les va bien y gozan de éxito son confucionistas, cuando sus deseos quedan frustrados se convierten en taoístas, es decir hacer el no hacer, se acomodan a la situación, retornan a la naturaleza y cuando están desesperados se convierten al budismo, en dónde todo lo que les rodea es irreal.

Un poco somos así los católicos bautizados por herencia, quizá en algún momento de nuestras vidas somos más devotos, otros nos alejamos de nuestra fe y más adelante retornamos a ella o nos alejamos más, lo cierto es que en la enfermedad o situaciones difíciles, pedimos a ese ser supremo ayuda, la gran diferencia es que las religiones chinas se basan en una filosofía, en una forma de vida y sus divinidades no son para ayudar con milagros, sino para cuidar que en las actividades emprendidas y los hábitos de una filosofía y otra les vaya bien, creo que por ahí va el asunto.
Foto: Beitdaihe, octiubre, SIDC.

7 comentarios:

Una de las Moiras...¿O Gorgona? dijo...

Hola Isolda, interesante este blog. Me parece que en la actualidad se ha perdido ese "vivir en lo sagrado". Si bien, no podría yo decir como fue, porque nunca lo he experimentado, tal vez en mi mente hay alguna noción. Soy fiel lectora y seguidora de todo aquello que se deba a la Antiguedad Clásica y he encontrado en ellos y también en la filosofía de vida oriental, rastros de lo que era vivir en lo sagrado. Y aunque hay indicios, poco tiene que ver con una fe fundada en el trueque entre deidad-hombre.
Saludos nos estamos visitando

Una de las Moiras...¿O Gorgona? dijo...

Por cierto he visto tu otro blog y tu mensaje en el mío. Me agrada que te haya gustado lo que escribo, me agrada aún más saberlo. En breve te añado a mis favoritos!

Máximo Ballester dijo...

He estado leyendote y te dire que siento respeto por el Budismo, aunque claro, siempre prefiero mantenerme lo mas libre posible de religiones o creencias.
Te agradezco que hayas pasado a visitarme y tu comentario.
Este abrazo.

Pina dijo...

¿Y tú, a cuál de todos estos servicios vas, Iso?
¿o acudes a todos?... supongo.

Isolda Dosamantes dijo...

Una de las Moiras: sí también yo tengo respeto por las diversas religiones, en oriente lo que se respira en las templos es paz, la paz de la montaña en los budistas puues sus templos están casi siempre en una montaña y caminas horas para llegar a ellos, paz alegre en los taoístas, pues los síblos del ying y el yang los adornan y además so muy colorídos, hay monjes adivinando el destino, dando consejos y siempre hay mucho movimiento, ambos adoran a Buda y lo cuerios es que hay templos también para Confucio y otros pensadores Chinos, los chinos les rinden también culto y los veneran por sus enseñanzas, es una manera de mostrarles su admiración y respeto.

Isolda Dosamantes dijo...

Máximo: Como le deía a una de las Moiras, también tengo respeto por las religiones, pero además tengo una fascinación por estar en ellos, en los occidentales me encantan las iglesias, los cuadros, los retablos siempre llenos de alegrías, de secretos, en los orientales el aire que se respira en la montaña, y al igual que tu, siempre ando lejos de las creencias,muy lejos ¿o no y debí haber sido monje?.

Isolda Dosamantes dijo...

Pina, quizá no voy a ninguno y al mismo tiempo voy a todos, a los templos orientales me acerco casi siempre como turista, pero no tardo en tomar unos inciensos y prenderlos y curioso me pongo a lo que nosotros llamamos rezar, a los católicos nunca he ido en China, aunque me dieron ganas de ir cuando murió el Papá, curiosidad periodística supongo, aunque la verdad me dió como cierta nostalgia sabes, como una tristeza heredada que no podía alejar de mi y sí, en México he ido a muchos bautizos y hasta soy madrina, a lagunas bodas y también a misas de curpo presente, cuando era más joven viajaba en trenes que iban hacia el sur dice Sabina, yo no, yo viajaba en trenes al desierto huichol y soñaba con un vestido blanco y una misa.